martes, 12 de marzo de 2013

poema sin fe

Hay pocas posibilidades de saber
                                 quiénes somos
la velocidad del tiempo
cuándo abriremos las ventanas de la muerte
o por qué
                   aun ante la barbarie
quedan horas para escribir
y acariciar labios felices en una cama deshecha.